Los trastornos o fisiopatías del césped natural son todos aquellos problemas que puede sufrir el césped y que no son provocados ni por plagas ni por hongos.

  1. SEQUÍA
  2. EXCESO DE AGUA
  3. SALINIDAD EN AGUA Y SUELO
  4. SUELO COMPACTO
  5. SUELO DE MALA CALIDAD
  6. PROBLEMAS EN LA SIEMBRA
  7. QUEMADURAS POR EXCESO DE SOL
  8. FRÍO
  9. SOMBRA
  10. FERTILIZACIÓN EXCESIVA
  11. CARENCIA DE NUTRIENTES BÁSICOS (NITRÓGENO – FÓSFORO – POTASIO – ETC…)
  12. SIEGA MUY CORTA
  13. EXCESO DE FIELTRO
  14. EXCREMENTOS Y ORINES DE PERROS Y GATOS
  15. HERBICIDAS MAL APLICADOS
  16. CONTAMINACIÓN DEL SUELO
  17. ÁRBOLES Y SUS RAÍCES

SEQUÍA

En algunas épocas del año, como es el verano, las precipitaciones son escasas o nulas, a veces durante periodos muy prolongados. Nos encontramos entonces con un tiempo de sequía. Obviamente la solución pasa por un aporte racional y óptimo de agua, ello es posible llevando a cabo una serie de medidas que palíen estas situaciones extremas de sequedad y que les ofrecemos a continuación:

  1. Riegue abundantemente, no hay que quedarse corto. Es mejor espaciar los riegos y aumentar el tiempo de cada irrigación que hacer riegos muy frecuentes pero escasos en cantidad de agua.
  1. Sea eficaz en el riego. Un riego leve no llega a bajas profundidades. El agua debe llegar a profundidades de 14 a 21 cm., eso alienta a las raíces a desarrollarse en profundidad, siendo capaces en épocas de sequía de buscar las reservar de agua de capas más profundas.
    Compruebe que la tierra está húmeda pinchando con un hierro el suelo a una profundidad de ± 20 cm., si penetra con facilidad y sale húmedo es que la tierra conserva agua. Si penetra con dificultad y sale seco es que necesita ser regado.
  1. Riegue por la mañana temprano en época de sequía. Si lo hiciera de noche quedaría algo de agua estancada y eso unido al calor fomentaría el desarrollo de enfermedades. Hacerlo a pleno sol durante el día tampoco es aconsejable por la perdida de agua que se produce por la evaporación.
  1. Ajuste el riego según la época en que se produce la sequía. Si la sequía se produce en periodos fríos y húmedos como puede ser un invierno u otoño no riegue tanto como si la sequía fuera en verano.
  1. Instale un programador / sistema de riego automático. De esta manera no desaprovechará el agua y conseguirá un riego óptimo.
  1. Haga una revisión del sistema de riego automático. Calcule los tiempos de riego correctamente comprobando el grado de profundidad que alcanza el agua en el suelo y que las diferentes zonas de riego se adaptan a sus necesidades. Si dejas zonas sin regar se verán calvas.
  1. Corte el césped más alto. El césped alto proporciona más sombra al suelo evitando que pierda más humedad. Para los principales tipos de césped natural puede cortarlo a las siguientes alturas:
    • Gramón ó Hierba de San Agustín: de 6 a 7,5 cm.
    • Cynodon Dactylon ó Bermuda: de 4 a 4,5 cm.
    • Festuca Arundinacea (Cañuela alta ó Hierba azulada): a 7,5 cm.
  1. Fertilice en menor cantidad. En periodos de sequía el crecimiento se ralentiza y no hay que forzar su crecimiento mediante más fertilizantes.
  1. Airee el césped. Eso ayuda a mejorar la penetración del agua en la tierra.

Si no tenemos más alternativa que dejar secar al césped porque la sequía es persistente y no podemos regarlo con asiduidad puede no ser una alternativa tan drástica, ya que especies de temporada fría como la Festuca Arundinacea entran en inactividad en verano, requiriendo menos agua y recuperándose pese a ello para la siguiente estación.

Especies de temporada cálida como la Bermuda y Hierba de San Agustín, que crecen en verano y se desarrollan en invierno, también soportan cierto grado de sequía. Si llegan a secarse por completo es muy probable que crezca la temporada siguiente.

 

EXCESO DE AGUA

Es debido a un exceso de riego normalmente, aunque en otras ocasiones es producto de un mal drenaje del suelo. Todo ello produce encharcamiento provocando que la raíz se asfixie por falta de oxigeno, incremento de enfermedades y que la planta termine pudriéndose y las hojas tomen un color amarillento. Riegue por la mañana temprano para que no se encharque el suelo si tiene mal drenaje.

Consulta las paginas dedicadas al riego y al drenaje para mejorarlos.

 

SALINIDAD EN AGUA Y SUELO

Tanto el agua como el suelo pueden contener un alto nivel en sal. Aunque es típica de zonas costeras no está de más hacer un análisis del agua en un laboratorio si utilizamos un pozo particular. Este trastorno se identifica por las quemaduras que presentan las puntas de las hojas.

 

SUELO COMPACTO

Es producto de un tránsito muy frecuente. Si a ello añadimos un suelo arcilloso los problemas de encharcamiento y falta de oxígeno serán inevitables. Para solucionarlos tendremos que realizar las labores de aireación y escarificado. También podemos crear un sendero. Consulta las páginas referentes a estos dos mantenimientos.

 

SUELO DE MALA CALIDAD

Hace referencia a suelos con exceso de piedras, muy arcillosos, con restos de obras como cementos, etc…

La solución pasa por una preparación previa a la siembra o colocación de tepes. Los síntomas en el césped natural de un suelo malo son un crecimiento escaso y hojas amarillentas. Consulta la pagina dedicada a la preparación del suelo.

 

PROBLEMAS EN LA SIEMBRA

Una vez sembrado el césped, existen una serie de problemas que suelen padecer y ante los que hay que estar muy atentos, ya que estos primeros días de su germinación y desarrollo pueden marcar la pauta de su futuro. Los problemas que suelen presentarse son:

  • Las semillas son viejas y han perdido la capacidad de germinar.
  • Las semillas han sido enterradas muy profundo y no salen a la superficie.
  • Tras la siembra se ha compactado el suelo y la semilla no tiene fuerza suficiente para romperlo y germinar.
  • Hormigas y pájaros se llevan las semillas.
  • Exceso de agua en el riego las ha podrido. La falta de agua no provoca la germinación o mueren secas. Se aconseja de modo general regarlas a modo de lluvia 2 ó 3 veces al día.
  • El estiércol aplicado al suelo no ha sido uniformemente repartido y en contacto directo con la semilla la puede quemar o pudrir.
  • Un exceso de fertilizantes puede quemar las semillas.
  • Días muy fríos o calurosos. Ambos climas inhiben la germinación y desarrollo de las semillas recién sembradas. No se ha de sembrar ni en invierno ni verano.
  • La semilla no esta en un buen contacto directo con la tierra, necesario para la germinación. Pasar un rulo o una bombona de butano para ponerlos más en contacto.

 

QUEMADURAS POR EXCESO DE SOL

Varios son los motivos:

  • Se haya plantado una variedad de césped natural poco resistente al calor intenso en un lugar donde es habitual ese tipo de clima.
  • Un corte muy bajo con calor intenso hace que los cuellos cercanos al suelo y no preparados para la exposición directa se quemen.
  • También puede producir quemadura el agua en las hojas cuando se riega a pleno sol, produciéndose el efecto lupa.

 

FRÍO

El frío intenso provoca quemaduras en la planta del mismo modo que el calor fuerte. Así que la única manera de prevenirlo es escogiendo variedades de césped natural acordes a las peculiaridades climáticas de la zona. El efecto del frío a consecuencia de heladas se percibe en el color marrón de las hojas. Es posible que no mueran y puedan rebrotar en primavera.

Algunas de las especies que peor soportan el frío son: Cynodon Dactylon (Bermuda), Stenotaphrum Secundatum (Gramón ó Hierba de San Agustín), Paspalum Notatum (Hierba de Bahía), Pennisetum Clandestinum (Kikuyu) y Zoysia Japónica (Zoysia).

 

SOMBRA

Las zonas de sombra en los jardines de césped natural es un problema común a la gran mayoría de los jardines de césped natural. A diferencia de otros problemas, este normalmente no se puede atajar, ya que supondría tener que eliminar los elementos que proporcionan sombra como paredes, árboles, etc…

La solución pasa por sembrar variedades que se adapten ó soporten bien la sombra.

Con todo, aun las variedades que mejor soportan la sombra también necesitan la luz del sol directa para vivir, por un mínimo de tiempo que debe ser de un 50% de luz filtrada ó un mínimo de 4 horas.

Los síntomas de la sombra en el césped natural son: tallos de crecimiento fino, tiernos y pálidos.

Las variedades que mejor resisten la sombra son:

  • Variedades de Verano: Dichondra – Bermudas – Grama Brasilera – Gramillón – Kikuyo – Zoysia
  • Variedades de Invierno: Festuca Alta – Festuca Fina – Rye-grass perenne

Si la sombra es proporcionada por árboles, habría que estar muy pendiente de su poda para que las ramas no excedan en longitud más de lo necesario.

El aporte de Nitrógeno a un césped natural de sombra debe ser menor que en que en las zonas de sol, ya que acelera el crecimiento y no es eso lo que se pretende ni necesita. Por el contrario es mejor que el fertilizante tenga una mayor concentración de Fósforo de lo habitual para desarrollar el sistema radicular.

Cuidados específicos para césped en zonas de sombra:

  1. Regar por la mañana y con menos frecuencia que al césped de zonas sin sombra.
  1. Siega alta, para que tenga suficiente hoja que capte la luz del sol.
  1. Fertilizar un 50% menos de Nitrógeno y con un 50% más de Potasio de los niveles utilizados en las zonas sin sombra.
  1. Evitar el tránsito al mínimo posible.
  1. No olvide realizar las labores de aireación y escarificado para evitar la compactación del terreno.

 

FERTILIZACIÓN EXCESIVA

De todos los elementos que pueden componer un fertilizante, es el Nitrógeno (N) el que puede ocasionar problemas al césped natural por exceso provocándole quemaduras. Los demás elementos como el Fósforo y el Potasio tendrían que aplicarse en una altísima cantidad para que lo perjudicara.

A la hora de esparcir el fertilizante siempre habrá que cuidar que se reparta de manera uniforme evitando que queden zonas sin abonar o por el contrario con mucho abono.

El exceso de Nitrógeno provoca en el césped:

  • Las hojas se queman.
  • El crecimiento es más rápido y por tanto hay que segar con más frecuencia.
  • El césped se enternece por el acúmulo de agua y lo hace propenso al ataque de plagas, hongos, sequía ó frío.
  • La capa de fieltro que se forma es mayor.

Consulte la página dedicada a los fertilizantes para conseguir la fertilización adecuada.

 

CARENCIA DE NUTRIENTES BÁSICOS (NITRÓGENO – FÓSFORO – POTASIO – ETC…)

La falta de alguno de los elementos que a continuación detallamos provoca daños en el césped natural:

  • Nitrógeno (N):
    -Escaso crecimiento del césped.
    -Las hojas tienen un color verde claro ó pálido tendente al amarillo.
    -Aparecen malas hierbas con pocas necesidades de Nitrógeno como el trébol.
  • Fósforo (P):
    -Escaso crecimiento del césped.
    -Las hojas tienen un color verde oscuro con puntas amarillentas y con tendencia a secarse.
    -Las hojas se curvan y aparecen pigmentaciones violáceas.
  • Potasio (K):
    -Las puntas y bordes de las hojas se tornan amarillas y terminan secándose.
  • Azufre (S), Hierro (Fe) y Magnesio (Mg):
    No por precisarlos en menor cantidad carecen de importancia y su aporte es necesario, por ello no deben faltarle al césped. Su ausencia, pese a provocar un amarillamiento del césped, es difícil de detectar a simple vista y se hace necesario un análisis en laboratorio del suelo y hojas.Un suelo muy rico en cal suele ser sinónimo de falta de Fósforo, Hierro, Manganeso, Potasio y Zinc. El motivo es que el suelo se vuelve muy insoluble y los hace difícil de absorber por las raíces.La falta de Hierro se traduce en el nacimiento de hojas amarillas.

El remedio para evitar la ausencia de nutrientes pasa por:

  • Hacer un análisis previo del suelo.
  • Posteriormente aplicarle un fertilizante equilibrado en N-P-K y que además contenga otros micronutrientes.
  • Los micronutrientes como Boro, Cobre, Hierro, Manganeso, Molibdeno y Zinc también se pueden aplicar en forma de quelatos al suelo y hojas con la particularidad de que no les afecta la indisolubilidad de los suelos calizos.
  • Para acidificar los suelos muy calizos, con un pH muy alto superior a 8, se puede incorporar al suelo, antes de la siembra, Azufre en polvo con el fin de que baje el pH del suelo y los micronutrientes puedan ser absorbidos por las raíces.

Puede visitar las páginas referentes a Tipos y Propiedades de suelos y Fertilizantes para conocer más sobre el tema.

 

SIEGA MUY CORTA

Cada variedad de césped natural precisa un tipo de corte específico. Un corte más bajo del aconsejado lo dejará débil y a merced de enfermedades. Regule la altura de la cuchilla convenientemente.

Puede visitar la página referente a Corte del césped para conocer más sobre el tema.

 

EXCESO DE FIELTRO

El fieltro se forma de manera natural a partir de restos en descomposición de raíces y hojas. Puede formar una capa de entre 1 y 3 cm. entre la hierba el suelo. Daña al césped natural al no permitir el paso adecuado del agua, aire y fertilizantes.

El escarificado es la labor que logra eliminarlo. Visite la página referente al escarificado para ampliar la información.

 

EXCREMENTOS Y ORINES DE PERROS Y GATOS

Aparte de lo antihigiénico que resulta para las personas que hacen del césped natural un lugar de recreo y disfrute, los excremento y orines provocan en el césped manchas amarillentas rodeadas de un círculo de césped de color verde intenso y crecimiento rápido.

Aparte del control de dichos animales o adiestramiento para que lo haga en un lugar menos visible, podemos utilizar cerca del césped algún emisor de radiofrecuencias que les resulte molesto.

 

HERBICIDAS MAL APLICADOS

Los herbicidas mal empleados, al igual que los fertilizantes o una mala práctica en el riego ó siega, pueden producir daños al césped natural. Si aplicamos más de lo aconsejado por el fabricante podemos quemarlo.

Cerciórese de que es adecuado para su tipo de césped, que malas hierbas elimina, dosis aconsejada y forma de empleo leyendo la etiqueta del fabricante.

No debe de aplicar Glifosato, es un potente herbicida que elimina no sólo las malas hierbas sino también al césped natural.

Hay que seguir escrupulosamente las recomendaciones de uso de los herbicidas. De entre las normas generales de uso de los herbicidas apuntamos las siguientes:
Aplicar las dosis recomendadas por el fabricante, no lo que nosotros queramos.

No aplicar cuando haya aire.

No emplear cuando haya calor, esperar al atardecer o amanecer y evitaremos riesgos de quemaduras en la planta

Limpiar bien los materiales empleados, mochilas de agua y difusores, guantes, mascarillas, etc…

 

CONTAMINACIÓN DEL SUELO

Se puede deber a un vertido incontrolado, ocasional o accidental de algún producto tóxico para el césped natural.

Pueden ser desde productos utilizados para la limpieza como aguas con detergentes ó lejías hasta gasolina, aceite u otros productos tóxicos.

Cuando rellenemos los esparcidores de productos como fertilizantes, herbicidas, funguicidas, pesticidas o gasolina para el cortacésped, hay que cuidar de hacerlo en un lugar donde si se derrama no caiga en el césped.

 

ÁRBOLES Y SUS RAÍCES

Los árboles ó sus raíces cercanos al césped natural pueden ocasionarle algunos problemas.

El tronco y entramado de ramas y hojas proporcionan una sombra al césped que si no recibe suficiente luz o es una variedad de poca resistencia a la sombra puede tener un pobre desarrollo.

Dependiendo de la variedad de árbol, sus raíces pueden sobresalir algo del suelo o estar tan a ras que no permiten el desarrollo del césped natural ó un cómodo mantenimiento como puede ser la siega.

Por otro lado puede creerse que las raíces del árbol competirán con las del césped a la hora de la captación de nutrientes y agua, aunque de una forma muy poco significativa ya que las raíces del césped están demasiado cercanas al subsuelo como para sentirse amenazadas por las del árbol.

Es importante ser cuidadoso a la hora de aplicar fertilizantes y con el uso de plaguicidas, herbicidas u otros fitosanitarios al árbol y césped, si no se manejan con cuidado lo aplicado a uno puede perjudicar al otro.

Haga un estudio ó consulte a un especialista para conseguir que árbol y césped convivan en armonía, la convivencia de ambos dan un inmejorable aspecto a una pradera de césped natural. Una buena solución seria plantar en los alrededores del árbol alguna variedad de césped que resista la sombra.

 

© Césped.es . Todos los derechos reservados.
Las marcas citadas en esta web pertenecen a sus respectivos propietarios.

Contratar publicidad