1. PRIMAVERA
  2. VERANO
  3. OTOÑO
  4. INVIERNO

PRIMAVERA

Un buen cuidado en Primavera es fundamental para que nuestra pradera de césped natural se mantenga en óptimas condiciones en el Verano y Otoño.

No podemos indicar el momento exacto para realizar los diferentes cuidados ya que eso dependerá de las particularidades climáticas del lugar en el que viva y del tipo de césped natural. Así que de manera general diremos que en esta época debemos realizar los siguientes cuidados:

  1. Fertilizar:
    Es el momento idóneo para aplicar un buen fertilizante rico en Nitrógeno.
  1. Empiece a Regar con más frecuencia:
    Aunque sin pasarse y solamente cuando note que el césped realmente lo necesita. Eso será cuando el césped pase de un color verde brillante a un verde pálido. Si esperamos el máximo tiempo posible lograremos que las raíces se desarrollen más y profundamente, lo que le ayudará en tiempos de sequía. De manera que es mejor regar en profundidad, de unos 14 a 20 cm. y no volver a hacerlo hasta que la tierra se haya casi terminado de secar.
  1. Control de Plagas, en especial gusanos:
    En la mayor parte de lugares es ahora cuando empiezan a realizar más daño al césped, devorando las raíces y consiguiendo destruir el césped si no se exterminan con rapidez. Identifíquelos y aplique el insecticida adecuado o acuda a un profesional que determinará que tipo de plaga tiene su césped y el remedio a aplicar.
  1. Control de Malezas:
    Esta época también es propicia para el desarrollo y crecimiento de otras plantas, entre ellas todas aquellas que afean nuestro césped natural y consumen nutrientes y agua para él reservados. En un principio, si la invasión está limitada a unas cuantas planta aisladas puede ser suficiente con eliminarlas a mano, siendo muy constante en este proceso. Si por el contrario son abundantes y no cesan de brotar o se trata de una gran extensión de césped natural y se hace impensable quitarlas a mano, entonces aplique alguno de los numerosos herbicidas que se encuentran en el mercado.
    Si utiliza un herbicida deberá comprobar que sea el adecuado para la maleza que quiera eliminar y que además no dañe a su césped. Sepa que existen diferentes tipos de césped natural y que un herbicida puede dañar a unos y no a otros.
  1. Airear:
    Aunque es una labor al que algunos no dan mucha importancia, es sin embargo una de las cosas que mejor podemos hacer por nuestro césped natural. Se trata de hacer pequeños agujeros en la tierra, mejor si es quitando ?tapones? de tierra. Esta labor permitirá un mejor aireado de nuestro césped a nivel de raíces y facilitará la permeabilidad del agua y la llegada de nutrientes.
  1. Remover el bálago:
    El bálago es la capa densa que hay a nivel del suelo formado por restos de césped natural cortado, hojas y raíces. Cuando llega tener cierto espesor, 1,5 cm., dificulta la entrada de aire asfixiando al césped, no penetra bien el agua, encharcándolo, ni permite la adecuada llegada de nutrientes a las raíces.
    Es fácil saber si tenemos exceso de bálago si al caminar sobre nuestro césped natural tenemos la sensación de que caminamos sobre un colchón esponjoso o cortando un pedazo de tierra del césped con una pala y observando el espesor de la capa de bálago. También es una señal de su presencia si tras un riego observamos charcos o una penetración lenta del agua.
    Una buena herramienta para remover el bálago es un rastrillo, siempre que la superficie sea pequeña, si no es así habrá que alquilar una rastrilladora automática específica para este fin o contratar los servicios de un profesional. Aún así, hay que tener en cuenta que después del rastrillado habrá que recoger todos los resto de bálago que hayan surgido ya que si los dejáramos, pronto volverán a incorporarse al suelo como capa de bálago.
  1. Comprobación del sistema de riego automático:
    Haga una comprobación de todos los aspersores y detecte tanto un posible fallo de ellos como de alguna zona del sistema de conducción. Compruebe que no queda ninguna zona sin ser regada o serlo en exceso.

 

VERANO

  1. Revisión del Cortacésped:
    Es en Verano cuando más siegas de césped haremos. Es por ello que antes deberemos tener en perfecto estado nuestro cortacésped, tanto por propia seguridad como para realizar un perfecto corte al césped que no lo dañe. Ponga especial atención a las cuchillas, afílelas bien y déjelas bien limpias de restos de césped de la misma manera que deberá limpiar de restos toda la maquinaria y huecos de ventilación.
  1. Corte:
    De manera general tendrá que segar una vez a la semana, aunque dependiendo de nuestro tipo de césped natural habrá que acortar o alargar el tiempo entre siegas. Si hace un excesivo calor manténgalo un poco más alto que de costumbre para que pueda soportar mejor las altas temperaturas, así permanecerá más fuerte y proporcionará sombra y frescor al suelo.
    La altura del corte será de:

    • 7,5 cm. para la Cañuela Alta
    • 6 – 7,5 cm. para la St. Agustine
    • 6 cm. para la Hierba azulada
    • 4 cm. para la Bermuda común
    • 2,5 cm. para la Bermuda híbrida

    Corte cuando esté a un tercio por encima de la altura recomendada.

 

OTOÑO

 

INVIERNO

 

© Césped.es . Todos los derechos reservados.
Las marcas citadas en esta web pertenecen a sus respectivos propietarios.

Contratar publicidad